Cómo ayudar a un gato agresivo

Esa agresividad es un mecanismo de defensa natural que les sirve para mantenerse alejados de los demás. El problema surge cuando el gato, además, ataca. Su comportamiento previo nos lo avisa: gruñe, nos mira fijamente, levanta el cuerpo, las orejas y la cola, el pelaje se le eriza y se le contraen las pupilas. Cuando esto sucede, es recomendable dejar al gato tranquilo durante un rato y consultar con el veterinario para que valore el origen de ese comportamiento.

En la mayoría de los casos, detrás de la agresividad puede esconderse una enfermedad. Se sabe que el hipotiroidismo y la hipertensión ocasionan agresividad. Del mismo modo, los dolores musculares y óseos, como la artritis, también pueden hacer que tu gato se rebele cuando te acercas a acariciarlo. Además, hay una serie de infecciones que causan agitación en los animales, así como actitudes algo violentas. Incluso en determinados casos, un tumor es el origen de su agresividad. De ahí que sea necesario que consultemos con el veterinario para que localice qué le produce esa reacción y cómo reducir sus síntomas.

Ayúdale a sentirse mejor

Mientras el animal recibe el correspondiente tratamiento, tendremos que hacer todo lo posible por ayudarlo para que se sienta mejor. Sigue estos consejos:

  • Búscale un lugar para que esté solo y tranquilo. Si en casa tenéis un rascador por el que pueda trepar y esconderse, no le molestemos cuando se aísle en este espacio.
  • No lo toques o no lo cojas. Si está agresivo es porque se encuentra mal y necesita que lo dejen. Hay que respetarlo. Si lo forzamos y nos acercamos para cogerlo o acariciarlo, se podrá más violento y podría atacarnos.
  • Ten paciencia. Durante los días o semanas que el animal esté así, deberás tener paciencia.
  • Nada de ejercer la violencia física. Ni siquiera si nos ha atacado porque le hemos acariciado. Hay que comprender cómo se siente.
  • Juega con él si se acerca. Si nos toca, busca nuestro contacto y quiere jugar, podemos aprovechar este momento para estar con él.
  • Acostúmbralo a que se relacione con otras mascotas. En algunas ocasiones, la agresividad se debe a que el gato tiene problemas para relacionarse con otros animales de la casa. Para modificar su conducta, es recomendable que juguemos con él y con el otro animal que tengamos para que se habitúe a compartir su espacio y a socializar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *