Coronavirus felino – Síntomas y tratamiento

El coronavirus felino es una enfermedad que preocupa a muchos propietarios, por ese motivo es tan importante informarse adecuadamente de su transmisión, de los síntomas que experimenta el animal y del tratamiento que debemos aplicar en caso de contagio.

El coronavirus, recibe el nombre por la forma de pequeña corona que tiene. Sus características especiales le hacen un virus especialmente peligroso por lo que debemos tener mucho cuidado y debemos estar atentos si nuestro gato ha podido entrar en contacto con animales infectados. Descubre todo sobre el coronavirus felino así como los síntomas y el tratamiento ideal para los casos de contagio.

¿Qué es el coronavirus en gatos?

Es un virus que presenta unas pequeñas proyecciones en su exterior, que le da la forma característica de una corona, a la que debe su nombre. El coronavirus entérico felino es un virus poco resistente en el medio ambiente, por lo que es fácilmente destruido por las altas temperaturas y los desinfectantes.

Tiene especial predilección por las células del epitelio del intestino de los gatos, dando lugar a gastroenteritis leves y crónicas. El virus es expulsado a través de las heces, principal vehículo de contagio. Una de las principales características de este virus es su capacidad para mutar, dando lugar a otra enfermedad, conocida como la peritonitis infecciosa felina. Es una enfermedad típica de gatos menores de 1 año o bien gatos ancianos y débiles, inmunodeprimidos y que viven en grupo.

Coronavirus felino – Contagio humano

Existen diversas cepas de coronavirus, algunas solo afectan a animales como gatos, perros y cerdos, mientras que otras son exclusivas en humanos. De este modo, un gato con coronavirus no puede contagiar a un humano, debido a que cuenta con una cepa distinta a la que puede afectar a nuestro organismo.

Síntomas del coronavirus felino

El coronavirus entérico felino produce una gastroenteritis leve y de tipo crónico, generando síntomas como los siguientes:

  • Diarrea.
  • Vómitos.
  • Dolor abdominal.
  • Letargo.
  • Fiebre.

Muchos gatos son bastante resistentes a la enfermedad, no desarrollando síntomas, pasando a ser portadores y eliminando los virus a través de las heces. No obstante, como decíamos, lo peligroso del coronavirus es su mutación, lo que da lugar a la peritonitis infecciosa felina (PIF)

Síntomas de la peritonitis infecciosa felina

La peritonitis infecciosa felina es una enfermedad producida por una mutación del coronavirus entérico felino. Puede manifestarse de dos formas distintas, la forma seca y húmeda.

PIF seca – Síntomas

En la primera, el virus puede afectar a múltiples órganos, generando gran variedad de síntomas, como:

  • Pérdida de peso.
  • Anemia.
  • Inapetencia.
  • Letargia.
  • Fiebre.
  • Depresión.
  • Acumulación de líquido.
  • Uveítis.
  • Edema corneal.

PIF húmeda – Síntomas

La forma húmeda, está caracterizada por la formación de fluidos en cavidades corporales del animal, como sería el peritoneo y la pleura (cavidad abdominal y torácica, respectivamente). De esta forma, los síntomas serían:

  • Abdomen inflamado.
  • Diarrea.
  • Fiebre.
  • Letargia.
  • Inapetencia.
  • Constipacion.
  • Nódulos linfáticos inflamados.
  • Riñones inflamados.

En ambas formas se observa en los gatos fiebre, inapetencia y letargia (el animal no está atento a su entorno, tarda tiempo en reaccionar a los estímulos).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *